De buceo con Oceano Scuba

Taganga, en la costa caribeña de Colombia, a las afueras de la ciudad de Santa Marta, es uno de esos lugares del mundo donde los amantes del buceo se dan cita. Este pueblo de pescadores le sirve de centro de operaciones a Oceano Scuba. Una escuela que nació como un sueño de una pareja de amantes de las profundidades marinas, quienes le apostaron a compartir su pasión con otros; y hoy cuenta con 30 años de historia, dos embarcaciones propias, las mejores instalaciones del lugar (recientemente renovadas) y un equipo de profesionales certificados, con experiencia y atentos a responder todos los interrogantes de aquellos que se quieran dar la oportunidad de experimentar la libertad de sumergirse bajo el mar.

Desde las ocho de la mañana comienzan a llegar los buzos experimentados y primerizos al local ubicado a la entrada del pueblo, justo al lado del único cajero. Desde esa hora se les ve a los instructores con sus alumnos repasando los conocimientos teóricos del buceo, planeando las inmersiones que están por venir, haciendo evaluaciones o simplemente disfrutando de un café en compañía del ambiente caribe y la frescura de la mañana.

De buceo con Oceano Scuba - image on-board on https://oceanoscuba.com.co

Una vez los tanques están en la lancha, los equipos de cada buzo han sido chequeados y los instructores han terminado sus clases llega la hora de ir al mar. La travesía en lancha dura unos 30 minutos, mar adentro y es un paseo cargado de lindas vistas al Parque Tayrona y sus playas, donde sobresalen las faldas de la Sierra Nevada de Santa Marta que colindan con el mar Caribe. En las épocas de lluvia las montañas se pintan de un verde intenso que contrasta con el azul turquesa del agua, y en las de sequía adquieren dramáticos tonos naranja, parecidos a los del desierto.

El Parque Tayrona es una reserva marítima y terrestre, característica del caribe colombiano. Un espectáculo natural conformado por las partes bajas de la montaña costera más alta del mundo, que se “hunde en el mar como los dedos de una mano gigantesca, entre los que se forman bahías, y ensenadas de belleza natural”.

Es allí donde se lleva a cabo el buceo con Oceano Scuba. La primera parada es en Bahía Granate, en una especie de “playa privada” donde está ubicado el quiosco de uso exclusivo de este centro de buceo. Allí bajan los buzos que apenas comienzan su formación a realizar sus primeras inmersiones, en condiciones similares a las de una piscina; y con la tranquilidad estar cerca de la orilla y sin ninguna prisa.

De buceo con Oceano Scuba - image buceo-con-manuel on https://oceanoscuba.com.co

La experiencia les ha enseñado a los instructores de Oceano Scuba que cada estudiante tiene sus propios tiempos, miedos y fortalezas; y de ahí que solo se realice una salida diaria, a diferencia de los demás centros de buceo de la zona. Esto se traduce en más tiempo para cada cliente y cero presiones por tener que regresar a cumplir un itinerario en el menor tiempo posible.

Los más experimentados siguen el camino en la lancha unos minutos más hacia la Isla de la Aguja, donde se encuentran dive sites para todos los gustos y niveles de certificación. La elección final sobre donde bucear tiene mucho que ver con las condiciones de cada día, básicamente el viento, las corrientes y la visibilidad.

Una vez en el agua comienza la aventura. Corales de todas las formas, tamaños y y colores sobresalen en este ecosistema natural. Morenas que se asoma de entre las rocas, pulpos, tortugas y todo tipo de peces de arrecife aparecen para el deleite de los buzos.

Luego de la primera inmersión llega el momento de descansar en la playa, hacer nuevos amigos y disfrutar de una ligera merienda con frutas tropicales y sándwiches. Hay que recuperar energías para la segunda inmersión.

De buceo con Oceano Scuba - image buceo on https://oceanoscuba.com.co

El camino de regreso dejar ver que le día de buceo ha terminado. A lo lejos aparece el pueblo de los pescadores y la bandera ondeante de Oceano Scuba que se distingue en el firmamento.

Entre los nuevos y experimentados buzos queda una sensación de libertad única que deja el hecho de aventurarse a las profundidades marinas. Un lugar donde reina el mundo del silencio, las leyes de la gravedad desaparecen, la respiración se hace consciente, y el mundo parece detenerse para darle paso a este universo natural.

Como bien lo escribió el naturalista francés y explorador de los océanos, Jacques Ives Cousteau: “Desde su nacimiento, el hombre lleva el peso de la gravedad sobre sus hombros. Está atornillado a la tierra. Pero el hombre no tiene más que  hundirse bajo la superficie y ser libre”.
 

! Atrévete tú también a ser libre !

Fuente: ligera de equipaje

Share on

X